Fotos

La Casa

El molino encierra la serena estancia del reposo, la nítida fragancia de tiempos que fueron, el tacto silencioso de una geometría apacible. Transformada su existencia y su labor, es testigo de surcos que se cruzan, de figuras que habitan en el tiempo nuevo una emoción amansada en la larga espera. Abre sus puertas como abre sus brazos un molino de agua, aceptando en su seno el flujo milenario de la vida; moviendo sus entrañas al compás de otro empeño; haciendo su fuerza de otra fuerza, su vida de otra vida que le puebla y a la que él transforma y fructifica.

El Entorno

La tierra espera siempre, arropando en cálido equilibrio un despertar de sueños vegetales, un húmedo clamor de aguas fluyentes. Plácida, acoge al viajero anhelante de aromas; le ofrece,verde, el mar de olivos, la infinita sierra y el inmenso cielo templado de azul.

La Jornada

El día es nuevo en su elemental pureza; la luz, que se abre paso en la brillante claridad del cielo, alienta al viajero, le hace soñar un paisaje siempre nuevo, una expectante mirada colmada de emociones. Presiente la cercanía boscosa, las extensiones de agua, los impetuosos ríos, el murmullo de la fauna agreste, los restos inmortales de un histórico pasado, los sabrosos alimentos de la vida campesina.

El Descanso

De noche el viajero reposa su jornada, atesora los matices de su estrenado recuerdo, mientras el humilde fuego avienta en el hogar pétalos flotantes de un primitivo aroma. Afuera, sobre una fronda de plateados árboles, enciende el silencio de estrellas su crepitar luminoso, su eterno anhelo de un camino de aire.